La importancia de ciencia ficción


ciencia ficción






A través de los tiempos, la literatura de ciencia ficción inspiró muchos inventos y tecnologías. Uno de los pioneros del género, Julio Verne, creó varias máquinas en sus novelas. Él describió el submarino, esa máquina maravillosa de «Veinte mil lenguas de viaje submarino». En otra de sus novelas creó un proyectil sumamente grande que realizó un viaje a la Luna, que inspiró la construcción del Apolo XI y su misión. Otro de los precursores del género, H.G Wells, fue el primer escritor en hablar de la crisis petrolera. Robert Heinlein, autor de innumerables novelas de ciencias ficción entre ellas «Starship Troopers», fue el primero en crear un brazo mecánico en su novela «Waldo». En una de sus novelas, William Gibson, autor de novelas como «Neuromante», inventó una palabra que en su tiempo, los años ochenta, era nueva y poco común: ciberespacio. En las novelas de Philp Dick, autor de «Ubik» y que muchas de sus obras se adaptaron al cine como «¿Sueñan los androides en ovejas electrónicas?» que su adaptación cinematográfica fue «Blade Runner», plasmó en sus novelas el espíritu de nuestra contemporaneidad, los grandes monopolios y los personajes como Julián Assange. En la novela “La guía del autoestopista galáctico” de Douglas Adams se habló sobre libros electrónicos. En otras palabras, estas ideas de nuevas tecnologías comenzaron como una chispa en la imaginación de un escritor de ciencia ficción y luego se gestaron cuando el escritor colocó su máquina de escribir en la mesa, puso la hoja en blanco en el carrete y tecleó la primera palabra. No empezaron en una pizarra llena de fórmulas y métodos matemáticos.



ciencia ficción

Actualmente, se estudia en los Estados Unidos el uso de un ascensor espacial, que ya lo imaginó Arthur Clarke. Y varias empresas como «Intellectual Ventures», empresa dedicada al apoyo y a la compra de patentes, están convocando a varios escritores de ciencia ficción para conversar sobre sus ideas para que inspiren nuevas tecnologías. Pero quedarnos con la idea de que la importancia de la ciencia ficción es la inspiración que provee sobre las nuevas tecnologías es muy pobre. Su importancia radica en que la ciencia ficción coloca las nuevas tecnologías en la sociedad y alerta como esas tecnologías impactan en la vida cotidiana de las personas. Es cierto que la historia creada por el autor es una suposición, pero no es desligada de los alcances que podría tener la inserción de la nueva tecnología. Esto se debe a dos factores que se relacionan y fundamentales en la ciencia ficción: la intuición y la investigación científica. ​


ciencia ficción


Abordemos, el primer factor: la intución. El escritor de ciencia ficción observa su realidad y atiende a los cambios tecnológicos que suceden en su realidad. Y luego en sus creación intuye el siguiente cambio tecnológico o intuye como una tecnología actual podría emplearse de un modo distinto. Cito un ejemplo, una de las historias de ciencia ficción de los años cuarenta intuyó con bastante cercanía a lo que ocurrió con la bomba atómica. Este relato fue «Deadline» de Cleve Cartmil, que apereció en el número de marzo de la revista «Astounding Science Fiction», editada por John W. Campbell, que acierta a lo que ocurrió en el lanzamiento de las bombas atómicas a Hiroshima y Nagasaki. Incluso motivó que el FBI investigara al autor. Si nos remitimos a nuestra contemporaneidad, pensemos en el caso que, en el futuro cercano habrían autos voladores. Es evidente que las distancias se acortarían y no sería problema recorrer distancia largas. Pero ¿cómo afectaría a las personas en su vida cotidiana?¿Qué tipo de leyes de tránsito existirían? ¿Quiénes podrían costearse un auto volador? ¿Cuál sería el impacto en el ambiente? ¿Qué combustibles se utilizarían? Preguntas que la ciencia ficción podrían intuir y dar alguna pálida luz. 

ciencia ficción

El segundo factor es la investigación científica. Esta investigación científica no está desligada a la intuición. Un autor de ciencia ficción, primero debe investigar cuales son los avances actuales de las nuevas tecnologías y cuales son los posible proyectos. Es decir,  el escritor de ciencia ficción necesita —exige, debe ser lo correcto— una mínima investigación del tema que se quiere plantear en una novela, relato o película. Por ejemplo, si un escritor quiere  narrar sobre una historia de un viaje espacial a Tritón, debe resolver algunas aspectos: ¿Cuál es el combustible para el viaje espacial? ¿Cómo funcionarán los  reactores? ¿Cuál sería el diseño de la nave espacial?  Y esta búsqueda en la mente del escritor de ciencia ficción hace que imagine respuestas, que muchas veces pueden parecer descabelladas, pero a lo largo del tiempo, podrían ser semillas que germinarán en la mente de un científico o un inventor. 


ciencia ficción


Ahora abordemos un caso real. La primera chispa creativa de mi novela corta «Los Improductivos», lo que llamo intuición, lo tuve en febrero de 1997 cuando leí el anuncio de la clonación de la Oveja Dolly. Hasta esos años la biología ya practicaba la clonación, pero fue un adelanto impresionante que el Instituto Roslin de Edimburgo lograra clonar al primer mamífero a partir de una célula adulta.  En los años posteriores me metí a leer sobre el tema. Algo en mi interior se había movido. En el 2003 fue el segundo golpe, cuando me enteré por internet que la oveja Dolly había sido sacrificada debido a una enfermedad progresiva pulmonar. En ese instante, me decidí a escribir una novela que hablara sobre clonación, pero no desligado del sistemas capitalista en un mundo globalizado.  Comencé una fase intensa de investigación en temas de genética y biología. En mi novela, la «Sociedad  Productiva» es un sistema fundado por un grupo denominado: «Los Hacedores». Cito uno de sus  míticos discursos: «Pensemos en un mundo libre de defectos humanos, produciendo a favor de todos en una atmósfera de paz y armonía, administrado el tiempo adecuadamente. ¡Abramos mentes y dejemos que La Revolución Productiva nos perfeccione». En mi novela, los Hacedores lograron esa perfección y la productividad a través de la clonación humana, en un sistema capitalista extremo y globalizado. En mi investigación, debía averiguar, hipotéticamente como se produciría la clonación humana. ¿Cuáles podrían ser las condiciones ideales físicas, biológicas y químicas para producir una clonación humana exitosa? ¿Cómo a través de la manipulación de los genes  se podría eliminar los rasgos de imperfección humana? ¿Qué implicaciones tendría la sucesiva clonación?.  En «Los improductivos», uno de los temas es la clonación y advierto sobre la posible catástrofe de una clonación humana sucesiva.

Cristian Londoño Proaño



La ciencia ficción es importante porque es un acto de imaginar, crear y experimentar. A lo largo de los tiempos motivó la búsqueda de nuevas tecnologías. Además la intuición de los autores de ciencia ficción, motivada por las tecnologías presentes, y sus investigaciones, logran que la ciencia ficción puede advertir sobre el uso de nuevas tecnologías.

La ciencia ficción es uno de los géneros que mejor se adapta a los tiempos contemporáneos, a su velocidad de avance, a su forma de imaginar y al sentir de las personas. Explora nuevos caminos, que muchas veces no se piensan antes.