No rompas las reglas




Hay un esquema de reglas que cumplen todos los relatos, películas o cómics de fantasía y contribuyen a mantener la magia y la sensación de maravillarnos.

Toda fantasía debe desarrollarse en un mundo extraño al lector o espectador, pero no tan distinto. Es decir, no debe «sentirlo» lejano. Pero lo imprescindible es que el escritor o creador debe establecer un conjunto de reglas que parezcan naturales en el relato, que las devela al principio y no las puede romper, aunque pueden evolucionar y ponerlas a prueba. En pocas palabras, el escritor o creador debe sostener esta serie de reglas a lo largo de la trama.

El escritor o creador debe establecer un esquema de leyes naturales pertenecientes al mundo de su creación y no puede saltarse. Por ejemplo, si un escritor crea una historia donde un personaje puede tener magia, siempre y cuando, alguien le ame. Nótese que dije «siempre y cuando», dos reglas que el escritor lo debe mantener durante todas las páginas del relato. Si el personaje está en un momento apremiante y nadie lo ha amado, pues lastimosamente no puede utilizar magia y podría morirse. Como en todo juego, las reglas deben cumplirse para no ser penalizado.


Doy otro ejemplo, la novela corta «El alma del emperador» de Brandon Sanderson, joven escritor norteamericano que ha revitalizado la fantasía anglosajona, cuenta la historia de Shai, una maga falsificadora que es atrapada por las autoridades del reino y condenada a muerte por sus actos. Ser falsificadora es falsear la realidad, mediante un complejo entramado de sellos mágicos. Aquí Brando Sanderson planeta el esquema de reglas y no las quiebra a lo largo del relato. Luego, Shai es puesta a prueba, las autoridades le dan una oportunidad para que viva: debe falsificar el alma del emperador. El emperador está en estado catatónico luego de un atentado y el pueblo no debe saberlo. Aquí Sanderson pone a prueba su esquema de reglas y las hace evolucionar. Al final del relato, la maga falsificadora supera la prueba.

El esquema de reglas en la fantasía se encuentra en muchos mitos, leyendas e historias ancestrales. Esta es una de las razones porque la fantasía nos atrae y la sentimos cercana a nuestra alma y nuestras creencias.

Pero, ¿qué sucede si el escritor o creador rompe las reglas? El relato o película de fantasía se vuelve inverosímil, falsa. Al respecto, Orson Scott Card en su libro «Como escribir ciencia ficción y fantasía» dice sobre una de las reglas: «la magia debe ser definida, al menos en la mente del autor, como un completo juego de leyes naturales que no pueden violarse en el transcurso de la historia».

En definitiva, esa convivencia de leyes de apariencia natural con su mundo extraño es una de las características más profundas del género de la fantasía.