Identificación con los personajes atrae a los jóvenes a leer sagas literarias



(Tomado del blog de Mikaela Shamrock y la edición del telégrafo)


Hoy el articulista invitado nos trae un texto interesante. Nos cuestiona sobre sí los jóvenes  leen o no, y nos demuestra que los jóvenes leen bastante. Recomiendo la lectura del artículo y la discusión del tema.


*********************




"Que la niñez y la juventud no leen". En eso ser resumiría la exposición del lojano Galo Guerrero Jiménez, profesor investigador en las áreas de lenguaje, literatura, ética y humanismo durante el 12º Encuentro sobre Literatura Ecuatoriana 'Alfonso Carrasco Vintimilla' que se realizó en Cuenca en octubre pasado. El expositor manifestó que los más jóvenes no leen porque no están motivados ya que no les han dado la oportunidad de practicar la lectura y que uno de los principales responsables de la falta de lectura son los padres porque no inculcarles esa práctica. Este, como otros resultados que presentó, se obtuvieron de una encuesta realizada a 48 escritores ecuatorianos repartidos en varias ciudades del país y que forma parte de un estudio mayor de 10 preguntas en torno al valor de la lectura, según mencionó. Pero en esta ocasión son los mismos jóvenes, quienes se declaran lectores y parte de uno  o más 'fandoms', los que defienden su postura de que ellos sí leen, sobre todo, sagas. El término 'fandom' es de origen inglés y proviene de la contracción de 'fanatic kingdom'  (Reino Fan) refiriéndose al conjunto de aficionados a algún pasatiempo, persona o  fenómeno en particular. Más que nada se lo asocia con los aficionados a la ciencia  ficción o a la literatura fantástica, los cuales suele crear comunidades en Internet  donde discuten temas relacionados con su afición.





"Me gusta la lectura en general, pero admito que las sagas cuentan con un atractivo, el  poder continuar con personajes que de cierto modo uno se encariña. También hay que darle crédito a la publicidad y a los productos que salen con éstas historias, siempre acompañados de su película", indicó Alejandro Puga Patiño, de 23 años, quien ha leído 'Crepúsculo', 'Divergente', 'Los Juegos del Hambre' y 'Percy Jackson'. El estudiante de Comunicación Social de la Espol señaló que las sagas "atrapan" por el hecho de encontrar personajes con edades y situaciones cercanas a sus lectores pero que siempre tienen aventuras y situaciones irreales que brindan fantasía y emoción. Una opinión similar comparte Angie González Peralta, de 19 años, y presidenta de la comunidad 'Divergente-Ecuador', un grupo en Facebook que intercambia puntos de vista sobre la saga literaria para jóvenes adultos escrita por la estadounidense Verónica Roth. Pero ellos no sólo se quedan en el mundo virtual, también se reúnen cada cierto tiempo para integrarse, tanto en Quito como Guayaquil y ciudades cercanas. "Lo que más nos engancha es como sus personajes van creciendo al ritmo de la trama, cómo el escritor hace que en una página tus nervios exploten, que quieras continuar. Para mí el protagonista y demás caracteres van de la mano con la historia que vamos leyendo", explicó González.




La alumna de Psicología Educativa de la Universidad Laica Vicente Rocafuerte mencionó que las sagas en sí son interesantes y en la actualidad los jóvenes prefieren leer algo que tiene una historia más larga que no termina en un único libro. "No es que no me gusten los libros de un sólo tomo sino que es interesante cuando sé que tengo que esperar meses para comprar otro libro que es la continuación del que ya he terminado y el interés por leerlo no desaparece", dijo. 

El poeta guayaquileño AUgusto Rodríguez coincide en que lo más atractivo para las generaciones actuales es que este tipo de literatura tocan temas llamativos o controversiales, pero sobre todo, temas amorosos porque los jóvenes están en la etapa de descubrir el amor. "Hay que resaltar que estos libros (las sagas) tienen mucha cobertura de medios, campañas de marketing; las convierten en adaptaciones cinematográficas y los jóvenes prefieren ver la película a leer el libro, aunque son historias de tramas sencillas, fáciles de digerir", dijo Rodríguez. 


Este fenómeno de jóvenes lectores de sagas no sólo se da en Ecuador, sino en otros países como España. Ese es el caso de Francesc García Carda, de Amposta, Cataluña, quien destacó entre los libros que ha leído a 'La piel fría', 'Victus', 'Tirant Lo Blanc', 'Lo Somni', 'El hobbit' y 'El Señor de los Anillos', además de 'Crepúsculo', 'Perdona si te llamo amor', '50 sombras de Grey' y 'La plaza del Diamante' gracias a su novia. "Creo que la juventud actual lee sagas por lo mismo que los jóvenes de antes leían los libros que leían. Por una trama capaz de entender y que no supere la dificultad que piden, que tenga adrenalina, donde el lector se sienta identificado con los personajes", señaló. 
El joven de 18 años -estudiante de Psicología- explicó que lo de "superar la dificultad que piden" tiene que ver con que ahora es más común este tipo de literatura gracias al cine y los videojuegos. "Son sistemas de transmision de información muy rápidos e impactantes (momentos de acción explosivos, grandes vistas, amores cortos pero pasionales). Ahora que impera esto, la  gente se acostumbra a esa velocidad y quehaceres y por tanto, cuando le dan menor  velocidad se aburre. Asi que la literatura vox populi -que serían estas sagas- intenta llegar a las mismas caracteristicas que los otros medios que mencioné", señaló.




Para respaldar la postura de estos jóvenes lectores, el escritor quiteño de ciencia ficción, Cristián Londoño Proaño, considera que la juventud sí lee actualmente, sólo que han cambiado la temática que les interesa a ellos, y el formato. Él se refiere a que ahora hay mayor acceso para los jóvenes para encontrar libros (y sagas enteras) por Internet denominados 'e-books' que pueden ser leídos en las computadoras, tablets o smartphones.  El autor de 'El instinto de la luz' también participó en el Encuentro sobre Literatura Ecuatoriana donde señaló esta alternativa que los lectores - usuarios ahora tienen. "Un profesor de literatura -conocido mío- mandó a sus alumnos de 9º y 10º, como 160 alumnos, que lean mi novela 'El Instinto de la Luz'. Debían hacer dos cosas: el clásico comentario y escribirme por mail haciéndome preguntas sobre el texto. Para esta tarea y lectura tenían un mes. No tuve que esperar mucho. Los muchachos mandaron el mail a la semana y media e hicieron brillantes comentarios y preguntas. Presentaron el deber a la semana y media, es decir, 15 días antes de la entrega final. ¿Cómo que los jóvenes no leen? ¡Mentira! Esta es mi prueba", sostuvo.