Brian Aldiss, el gran maestro





Por Cristián Londoño Proaño


El escritor británico de ciencia ficción Brian Aldiss es considerado uno de los escritores claves en el movimiento renovador que apreció en los años sesentas y setentas llamado: New Wave. Este movimiento renovó a la ciencia ficción y le dotó de nuevas temáticas, que hasta ese momento no había tocado, por ejemplo, el sexo o los asuntos de genero.




Brian Aldiss nació en el 18 Agosto de 1925 en Norfolk. Desde que tenía 14 años escribió narrativa. En ese años escribió dos tomos de una novela de aventuras de ciencia ficción titulado: «Las aventuras de Whip Donovan entre los planetas». Mucha de su influencia literaria no se debe precisamente a los autores de ciencia ficción sino a los escritores rusos. Uno de sus autores favoritos es León Tostoi. El cual leía asiduamente en esos años.


A los 19 años, Brian Aldiss sirvió en el ejercito británico en Sumatra y Birmania, del cual tendría ciertas secuelas psicológicas, que las lograría superar gracias a su pasión por la literatura. En una entrevista al diario un inglés «The Telegraph» contó que: «Vimos muchas explosiones, tanta muerte y dificultades, pero también hice amigos para toda la vida y me encariñé con la cultura asiática. No se puede escapar siempre de los recuerdos de la guerra, sin embargo, tuve suerte de tener mis historias para canalizar algunas de esas imágenes».




A su regreso a Inglaterra, Brian Aldiss trabajó en una librería en Oxford y conoció a la celebre autora de novelas de policiales Agatha Christie. En aquella ocasión, la autor de las novelas memorables del detective Hércules Poirot entró a comparar un libro y el joven Aldiss le abordó y le invitó a tomar un café. En la reunión se animó a pedirle consejos para un joven escritor. «Agatha Christie era muy grande, pero todo dulzura», contó en una entrevista para el diario «The Telegragh», «y me armé de valor para buscar un consejo de la escritora, preguntando cómo se le ocurrió con tales novelas complejas que se atan tan bien. Me dijo que escribió los libros de forma normal, todo el camino a través, antes de detenerse en el penúltimo capítulo. Luego trabajó quién era el personaje que menos probabilidad tenía de haber cometido el crimen y volvió a fijar unos horarios de trenes, alteró algunas relaciones y se aseguró de que todo tenía sentido, antes de continuar hasta el final».



En 1958 publicó su primera novela «Non stop» que le trajo buenos comentarios de los lectores. Le siguió «Judas Dancing» e «Invernáculo». Ésta última novela ganó en los Premios Hugo de 1962. Continuó publicando novelas como «Cuando la Tierra esté muerta», «Barbagrís», «Los oscuros años luz» y «Earthworks». Con estas novelas obtuvo reconocimiento de los lectores por su escritura depurada y sus elaboradas historias. Tuvo mayor reconocimiento en los Estados Unidos que en Inglaterra. En una entrevista para el diario «The Guardian» señaló que: «Siempre he sido muy popular en los Estados Unidos. Los lectores que hay son menos estúpidos acerca de la ciencia ficción. Los británicos tienen un poco de prejuicio en contra de ella, pero los estadounidenses entienden que si bien las historias pueden tener lugar en un mundo alternativo o en el futuro, tienen que ver con el presente».


En los años posteriores escribió «Heliconia», una de las trilogías más célebres y aclamadas, que a Brian Aldiss le costó mucho esfuerzo escribirla, debido a la extensión y a la investigación. Era la trilogía de novelas «Heliconia», donde narra el esplendor y la caída de una civilización en un planeta a millones de años luz de la Tierra. Fue una novela que trabajó con muchos detalles. En los años de escritura, se asesoró con muchos catedráticos de Oxford sobre los temas como climatología, Biología, Antropología y otros ciencias más. En una entrevista para el diario «The Guardian», Aldiss comentó que la serie de novelas «Heliconia» eran las que más le habían gustado de su basta producción y acotó que: «trabajé muy duro con ellos. Dos años sin hacer nada, pero haciendo preguntas. La ventaja de vivir en Oxford es que se puede llamar a cualquier puerta y hay alguien que sabe todo acerca de cómo se hace esto y lo otro. Comí con el entonces presidente de una universidad que había escrito una historia del mundo, y le pregunté si una civilización podría sobrevivir 5.000 años y él me dio una respuesta muy adecuada: depende».


Uno de sus relatos cortos «Los Superjuguetes duran todo el verano» fue comprado por Kubrick, y posteriormente por Steven Spielberg, que lo adoptó para su celebre película «Inteligencia Artificial». Siguieron más publicaciones. Luego en el año 2000 fue elegido como Gran Maestro de la Ciencia Ficción y la Fantasía por la Asociación de escritores de ciencia ficción de los Estados Unidos, y el 2005, la Reina Isabel le entregó la presa de «Oficial del Imperio Británico» por sus servicios de la literatura.

Pero Aldiss no solo se ha dedicado a la literatura de ciencia ficción. También ha dedicado tiempo a la pintura, a la poesía, a la literatura general y a la historia de ciencia ficción europea.

Este memorable escritor tiene, ahora en mayo del 2016, 91 años, vive en Headington, un pueblo ahora absorbido por Oxford, todavía mantiene sus rutinas de escritura. Se levanta temprano a las 7 de la mañana, se hace un pan tostado con té, escribe su diario personal ( ahora son 100 volúmenes ), luego escribe sus obras e investiga. En la tarde se dedica a visitar a sus amigos o a sus cuatro hijos; y a veces, asiste a una función de cine o a un partido. En los próximos años se espera que publique un par de libros más. 


Fotos:  The Telegraph, The Guardian, Wendy Aldiss.