Los territorios de la ciencia ficción

Ciencia Ficciòn





¿Cuáles son los territorios de la ciencia ficción? ¿Cuál es el dominio de la ciencia ficción? ¿Cuál es el paradigma que tiene la ciencia ficción?… Estas preguntas rondan los relatos, las novelas y las piezas audiovisuales del género.

Ciencia ficción
Cuando se habla de dominio, se habla de territorio, de universo concebido. Si lo analizamos en el campo de las funciones matemáticas, quizás podamos entenderlo. Una función se refiere a una regla que asigna a cada elemento de un primer conjunto un único elemento de un segundo conjunto. En el primer conjunto es el dominio. La función existe, si tenemos valores en el domino que se asocien a algún resultado. Ahora, si concebimos en la ciencia ficción, el dominio estará en el universo concebido por el escritor, es decir, el primer conjunto, y el segundo conjunto (el resultado) es la dinámica social. Y precisamente este universo concedido estará dado por la sociedad concebida en el relato, novela o pieza audiovisual de ciencia ficción. Orson Scott Card decía que lo primero que el escritor de ciencia ficción debe realizar es pensar mucho en la sociedad en la que se sostendrá su relato. Y en esa sociedad concebida tendrá sus propias relaciones sociales, de poder y con su entorno. Pero no olvidemos de considerar, que son sociedades concebidas y no sociedades reales. Asimov se refirió a este hecho diciendo que: «la ciencia ficción constituye un universo literario de dimensiones nada común porque es lo que es no en razón de su contenido sino en de su medio social». Asimov plantea que el contenido es el mismo, es decir, la misma temática de las relaciones sociales que cualquier novela o relato de literatura general lo podrá concebir en una sociedad real, pero su diferencia esta en el medio social, es decir, la sociedad concebida.

Citemos un ejemplo. En la novela «Pórtico» de Frederick Pohl, las relaciones sociales en el planeta Tierra están dadas por la búsqueda de las nuevas tecnologías de los extraterrestres «Heechee». Los humanos tratan de conseguir las piezas tecnológicas abandonadas de estos extraterrestres como el oro de los dioses. Cuando cada humano consigue una pieza tecnológica extraterrestre, se le provee de una extraordinaria seguridad económica. Si analizamos, el hecho es la misma relación social que ocurría cuando se buscaba el oro. En la sociedad de «Pórtico», el contenido sigue siendo el mismo, pero la sociedad planetaria terrestre es otra y eso marca un nuevo tipo de relaciones con sus habitantes. Los personajes pueden conducir años luz de distante de la Tierra buscando la tecnología de los «Heechee», y en el camino las relaciones humanas se vulneran y se destruyen. Es decir, nos enfrentamos a una sociedad concebida, la sociedad creada por Pohl.


Otro ejemplo, en la novela «Tiempo desarticulado» de Philip Dick, el autor nos describe las relaciones sociales en un pueblo de los Estados Unidos en los años cincuentas y sesentas. Pero eso solo es la apariencia, ya que el tiempo real de la narración es 1997. Ragel Gumm, el protagonista, vive en un mundo construido entre 1956 y 1964. Un mundo que le parece inmutable, pero descubre que es una falsedad y protagonista de un universo falso. Hay que considerar que esta novela inspiró la película «Truman Show» de Peter Weir, protagonizada por Jim Carrey. Vuelvo al mismo concepto, el contenido sigue siendo el mismo, las relaciones sociales de Gumm en el pueblo son las mismas que se puede narrar en cualquier novela norteamericana de los años sesentas, pero cuando descubrimos que la descripción es falsa, nos enfrentamos a una sociedad concebida por Dick para hacernos dudar de nuestra propia realidad.


Un caso práctico, en mi novela «Underbreak», J.D Bellow, el shadow protagonista ,  está inmerso en una sociedad de «Territorios Corporativos», y «Gobierno Terrestre Unificado». Es una sociedad en que no existe democracia. Es una sociedad   de control que tiene lógicas empresariales. La relación entre ambos poderes: «Territorios corporativos» y «Gobierno Terrestre Unificado» es escuálida, se vive casi una guerra no declarada. Y en el medio de esta frágil relación, se antepone un descubrimiento, el «Underbreak», que puede ser utilizado como pieza estratégica militar.  Vuelvo al concepto, el contenido no cambia, en la novela describo las mismas lógicas empresariales actuales, los mismos estamentos contemporáneos de que cada empresa tiene un séquito de directores, coordinadores y gerentes,  pero  la sociedad concebida de Underbreak tiene sus propias lógicas, partiendo del hecho, que en los «Territorios Corporativos» se esconden criminales. 


En conclusión, el dominio de la ciencia ficción son las sociedades concebidas con sus reglas, principios y realidades. John Campbell dijo que: «la ciencia ficción tiene como dominio todas las sociedades concebidas, pasadas y futuras, probables o improbables, verosímiles o fantásticas, y trata sobre todas los hechos y complicaciones posibles en esas sociedades».