LA VISIÓN DE PHILIP DICK




Muchas personas conocieron el nombre de Philip Dick en los créditos finales de Blade Runner, la película ochetera de Ridley Scott, que fue una adaptación cinematográfica de su novela «¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?». Otros quizás leyeron una, de sus más de treinta novelas, llamada «Ubik», que en el 2005, la revista Time Magazine puso entre las 100 novelas de todos los tiempos. O quizás leyeron su novela «El hombre en el castillo», considerada una obra destacada del subgénero de la Ucronía. Estoy convencido que no quedaron indiferentes y consideraron que Dick fue un autor delirante, porque las imágenes de sus novelas son psicodélicas. No se equivocan. Hay que considerar que Dick sufrió de paranoia y consumió drogas como las anfetaminas y el LSD. Supongo que permanecer en ese estado alterado de la realidad tocó su obra. El autor confesó en la revista Rolling Stone en 1975 que muchos de sus libros escritos hasta 1970 fueron hechos bajo la influencia de las anfetaminas.


                                     

Dick tiene un nivel grande en comparación con otros escritores de su generación. En el prólogo de Exégesis, el diario íntimo de Philip Dick, el escritor Jonathan Lethem comenta: «Ellos estaban escribiendo sencillas fábulas, por más que no quieran admitirlo. Pero Dick se ocupó de manera distintiva y directa de la resaca de terror y lo irracional en la sociedad contemperaría tecnológica. Este fue el motivo por el cual la ciencia ficción empezó a ser importante. Porque se enfrentaba con el hecho de que estamos viviendo en una Era tecnocrática en la cual las artes tradicionales, literarias y demás, no tenían mucho que decir sobre esto, no encontraban un vocabulario para reconocer la velocidad de cambio en la vida cotidiana».

                              

Hay que considerar que Dick fue un crítico fuerte en contra del capitalismo y la sociedad de consumo. Muchos de sus relatos y novelas retratan sociedades regidas por organizaciones opresoras. Tuvo ideas de izquierda, se opuso a la Guerra de Vietman, lo que le provocó que el FBI lo fichara. En una entrevista en «The Library of America» al escritor Jonathan Lethem acerca de Philip K. Dick, el menciona que: «Robert Sheckley, Frederick Pohl, Cyril Kornbluth, William Tenn, y un número de otros escritores estaban empujando a que la ciencia ficción tuvieron una función de sátira y crítica social. Ellos usaron la sátira para exponer las trampas, las paradojas y la perversidad del consumismo capitalista». En esto Lethem no se equivoca. Consideremos la obra «Mercaderes del espacio» de Fedrerick Pohl y Cyil Kornbluth, que critica amargamente la sociedad capitalista de consumo y la publicidad como herramienta de persuasión.

                
Desde mi punto de vista, Dick no tiene una prosa bien cuidada. En su época, muchos críticos le recriminaron sus «crímenes literarios». Tal como lo cuenta Jonathan Lethem: «(Dick) Estaba escribiendo con un tipo de intensidad visionaria personal que no tenía tiempo para algunas de las sutilezas, algunas de las dudas y las revisiones que podría hacer un escritor literario». En esto acoto que Dick tiene un estilo disperso y caótico. Tiene un radicalismo en su obra que bordea lo experimental. Para Jonathan Lethem «el radicalismo en su trabajo no funciona en la forma en escritores o críticos suelen pensar como estilo, es decir, las decisiones tomadas frase por frase. Pero hay un radicalismo formal de su trabajo, en la forma en que estructura sus novelas, la forma en que compuso escenas, la forma en que avanza historias, la forma en que confunde tipos diferentes de material, tonos diferentes, como la desesperación y sátira. (...) No es exactamente lo que uno normalmente piensa en como un estilo. Es más una cuestión de forma y el motivo».

                              


Las obras de Dick tuvieron un tinte filosófico. Muchas de su obras nos plantean preguntas de la realidad perceptible y su fragilidad. En Exégesis, Philip Dick confiesa que: «Soy un filósofo que ficcionaliza, no un novelista; mi habilidad de escribir cuentos y novelas es utilizada con el fin de dar forma a mis percepciones. El centro de mi escritura no es el arte sino la verdad. Por lo tanto lo que yo cuento es la verdad, y sin embargo no hay nada que pueda hacer para aliviarla ni por hechos o explicaciones. De todas maneras esto suele darle ayuda a un tipo de persona sensible y atormentada por el cual hablo. Creo que entiendo el ingrediente en común en ellos a quienes mi escritura les ayuda: ellos no pueden atenuar sus propias sospechas sobre la irracional y misteriosa naturaleza de la realidad. Y para ellos el corpus de mi escritura es un largo argumento acerca de esta inexplicable realidad. Es una integración y presentación y análisis y respuesta y historia personal». Como Dick lo menciona, el mismo autor atormentado por su inestabilidad, sus emociones y su percepción se pone a dudar de la naturaleza de la realidad.



Philip Dick fue un autor complejo, que aborda desde varias aristas temas muy cercanos a nuestra contemporaneidad. Se adelantó en tiempo a plantear los temas de las realidades paralelas. Fue un crítico afilado al sistema capitalista. Quizás esta misma lucha contra el sistema hizo que éste le castigara y no le diera en vida, todo el reconocimiento que se merecía.