El Instinto de la luz




El Blogger invitado
Una crítica de la novela "El Instinto de la Luz"  de la poeta y gestora cultural chilena Mónica Montero. También es directora de la revista literaria "La otra costilla"



Por Mónica Montero


Intriga, mitos, magia se entrelazan  para dar forma a una historia llena de esperanza; no sólo en relación al contexto de la novela sino también en el rescate del idioma andino, las creencias arraigadas a la tierra, los cuentos alrededor de una fogata, donde aparecen esos seres mitológicos que habitan en lo más oscuro del bosque y que,  de un minuto a otro, pueden aparecer para llenarnos de dicha o  de  terribles presagios. 



Todo esto envuelto por una semántica preciosa, bien manejada y expuesta de tal forma que el lector se esmera en entender cada uno de los códigos que este joven escritor nos exhibe dentro del relato. Se hizo necesario recurrir a un diccionario QUECHUA  para entender cada término en su justo contenido. Desde aquí el valor agregado de EL INSTINTO DE LA LUZ, ya que de alguna forma nos obliga a sumergirnos en nuestros ancestros y tal vez recordar esos refranes que los abuelos repetían tras nuestros pasos, cuando recién nos enfrentábamos a un destino de ciudadanos dóciles y olvidadizos.  Cristián Londoño se niega a que olvidemos las raíces que poseemos y que nos poseen, con su novela nos da a beber el delicioso,  o tal vez amargo, zumo de la historia, nos recuerda a  PACHAKAMAK,  al CHUSKO y lo dulce del PANELA. 




El relato es versátil, con un ritmo ascendente, las imágenes son prístinas y llanas,  por eso la lectura de esta novela se vuelve rápida, por su elocuencia, su contenido que mezcla lo mágico y terrenal.



AWI, un joven  de la sierra ecuatoriana lucha contra fuerzas oscuras, una vez habiendo acepado su destino: a muy temprana edad ha sido elegido como el aprendiz del CHAMAN, el VIÑACHISHKA.





Los  recorridos por el bosque, en busca de hierbas medicinales, la humildad del hombre pidiendo disculpas a la planta  y explicándole por qué  tenía que cortarla.  El encuentro con criaturas malignas, la existencia de un indígena que cura a enfermos terminales y lo más importante, el amor fraternal, ese amor que durante el desarrollo de los hechos se mantiene de fondo, y que es finalmente es el sentimiento que mueve a cada  personaje, haciendo notar los valores aprendidos desde la infancia. De alguna forma son esos valores los que dictan el destino del ser humano. 

No queda más que agradecer a Cristián Londoño, por su magnífica obra, y esperar más de esta literatura, más de este PANELA, que nos ayude mantener viva la historia de nuestras tierras.